Peter y Charlotte son viejos amigos de Jasper, de la época en la que fue convertido por una vampiresa llamada María y creó un ejército de neófitos para acaparar territorios de caza en el territorio de la Confederación y México. María dio la orden de deshacerse de Charlotte y otros neófitos. Peter, que se había enamorado de ella y era muy amigo de Jasper, se negó y huyó con ella. En el último libro, acceden a ser testigos para defender a la familia Cullen ante los Volturi.